#Staffing & Recruiting

Errores más comunes a la hora de buscar trabajo

Suele decirse que buscar trabajo ya es un trabajo en sí mismo, y es cierto. Porque requiere tiempo y dedicación. No solo para buscar las ofertas de empleo, sino para trabajar en el perfil propio y ver cómo se puede adaptar este a lo que demanda el mercado.

Con frecuencia, el tiempo que se tarda en encontrar un empleo no está relacionado con las capacidades, conocimientos o experiencia de los candidatos. Hay muchas personas que no consiguen un contrato porque cometen errores importantes al abordar el proceso de búsqueda. Para que eso no te suceda a ti, vamos a analizar esos errores y ver cómo podemos solucionarlos.

Mentir en el currículum o en la entrevista

Este es un error clásico que puede tener graves consecuencias. Por muchas ganas que tengas de encontrar trabajo, no deberías mentir de forma directa en tu CV o en las entrevistas de trabajo que realices.

Porque el reclutador acabará dándose cuenta de que intentas engañarle. Y es que muchas de las preguntas que se realizan en las entrevistas, o en las pruebas de selección tipo test, están orientadas a medir la sinceridad de los candidatos.

Si la empresa descubre que has mentido en cuanto a tu formación, tu experiencia, u otros datos, su confianza en ti quedará socavada. Y, si no te dan credibilidad, está claro que no te van a brindar la oportunidad de entrar a formar parte de su plantilla.

Lo mejor en estos casos es proporcionar información correcta y verificable. A efectos de selección de personal, un candidato con poca experiencia es más valorable que uno que decide mentir para ocultar sus deficiencias.

Falta de adaptación al perfil

Otro error habitual es enviar candidaturas a ofertas en cuyo perfil no se encaja. Evidentemente, nadie suele cumplir al 100% los requisitos que piden las empresas en sus anuncios, pero hay que ser consciente de las propias limitaciones.

Para que no acabes perdiendo el tiempo aplicando a ofertas de las que no vas a saber nunca nada más, es importante que dediques tiempo a leer bien los anuncios y a conocerte mejor.

En primer lugar, haz un análisis de tu perfil profesional, destacando tus habilidades duras y blandas. Después, elabora una lista de trabajos que te gustan y se adaptan a ese perfil que has trazado de ti mismo. A continuación, limítate a buscar ofertas en las que puedan necesitar un profesional con tus habilidades y capacidades, porque así tendrás más posibilidades de ser contratado.

Cuando veas un anuncio, léelo con detenimiento y asegúrate de que entiendes bien qué es lo que están buscando. Si cumples un 80% de los requisitos, puedes enviar tu CV. Si no cumples ese mínimo, es mejor que ni te molestes en enviar tu candidatura, porque no será tenida en cuenta.

No personalizar el currículum al buscar trabajo

Un error común entre quienes están buscando un empleo es tener una única versión de su currículum, que es la que envían a todas las ofertas. Esto es un fallo, porque la información que estás proporcionando acaba siendo bastante genérica.

Lo ideal es hacer un CV base y, sobre él, elaborar una versión adaptada para cada oferta de trabajo. Destacando aquellos puntos que sabes que a esa empresa en concreto le pueden interesar.

Lo que conseguimos con esto es remarcar aquellas habilidades y experiencias que son realmente relevantes para el trabajo en cuestión.

En cuanto hayas personalizado tu CV para ofertas específicas un par de veces, comprobarás que es fácil y rápido de hacer, y que los resultados que obtienes son mejores. Quizá no consigas el puesto, pero es posible que tengas la oportunidad de pasar por una entrevista de trabajo.

No practicar para la entrevista

Una entrevista de trabajo es siempre un momento de estrés, porque no sabes muy bien a lo que te vas a enfrentar. Esto puede hacer que estés tan nervioso que no muestres tu mejor versión. Por eso, lo ideal es preparar la entrevista y practicarla.

Comienza buscando información sobre la empresa para saber un poco más sobre ella. Después, revisa de nuevo ese perfil profesional que has elaborado, y destaca tanto tus puntos fuertes como los débiles. Además, crea un buen argumento para justificar por qué te interesa el puesto de trabajo ofertado y esa empresa en concreto.

Con esta información puedes responder a las preguntas más complejas que te puedan llegar a realizar. El resto versarán sobre tu formación y experiencia en otros empleos, y eso es algo que conoces muy bien.

Buscar trabajo requiere una preparación y dedicación de tiempo. Si te lo tomas con calma y evitas los errores que hemos visto, muy pronto estarás firmando un contrato de trabajo. Si, en tu caso, eres una empresa en busca de los mejores candidatos, déjanos ayudarte a encontrarlos.

Comparte este artículo:

Suscríbete a nuestra Newsletter