#Staffing

Condiciones laborales del trabajador de una ETT

El trabajador de una ETT tiene un contrato de trabajo que lo vincula con la empresa de trabajo temporal, a la vez que presta sus servicios profesionales en otra empresa. Se trata de una relación laboral un poco diferente a la que surge cuando es la empresa que requiere los servicios de un empleado quien lo contrata directamente. Precisamente por ello, es necesario conocer bien qué condiciones laborales son de aplicación en estos casos.

Dos relaciones laborales

Cuando se firma un contrato temporal, en realidad, están surgiendo dos relaciones laborales diferentes:

  • La del empleado con la ETT. Quedando sujeto al poder de dirección y control de la empresa de trabajo temporal. En este caso, la empresa ocupa la misma posición con respecto a su empleado que cualquier otro empleador.
  • La del empleado con la empresa usuaria. La empresa en la que el trabajador presta sus servicios tiene sobre él poder de dirección a la hora de determinar cómo deben realizarse las tareas encomendadas.

Es una situación en la que la ETT es jurídicamente el empresario contratante. Por su parte, el empresario material es la entidad en la que el empleado presta sus servicios.

Además de la relación entre el trabajador de una ETT, su empleadora y la empresa usuaria, en estos casos también surge una relación mercantil entre la ETT y la empresa usuaria.

Derechos y condiciones laborales del trabajador de una ETT

Contrato laboral

El contrato se firma entre el empleado y la ETT, no existiendo contrato de ningún tipo entre el trabajador y la empresa en la que va a prestar sus servicios. 

El contrato laboral de duración determinada se formaliza por escrito.  Debiendo adaptarse a los requisitos y condiciones que determina la legislación. Su contenido mínimo es:

  • Identificación de la empresa contratante (ETT).
  • Identificación de la empresa usuaria.
  • Identificación del trabajador.
  • Contenido de la prestación laboral.
  • Causa que justifica la contratación. 
  • Duración prevista para el contrato.
  • Lugar y horario de trabajo.
  • Retribución económica. 
  • Convenio colectivo de aplicación en la ETT y en la empresa usuaria.

De este documento se entrega una copia al empleado y se remite otra a la Oficina Pública de Empleo para su registro.

Convenio colectivo

Al empleado le resulta de aplicación el mismo convenio que al resto de trabajadores de la empresa usuaria. Esto le protege frente a posibles discriminaciones en comparación con los trabajadores contratados directamente por esa entidad.

Seguridad y salud laboral

La prevención de riesgos laborales es una materia de vital importancia. Constituyendo la seguridad y salud laboral una de las obligaciones más importantes del empresario. En el caso de un trabajador de una ETT,  este tiene derecho a recibir la misma protección en esta materia que cualquier empleado de la empresa usuaria. 

La responsable de entregar los EPI (equipos de protección individual) es la ETT. La empresa usuaria se encarga de que el trabajo se desarrolle en condiciones de seguridad y salubridad.

Salario y cotizaciones

Dado que al empleado puesto a disposición se le aplica el mismo convenio que a quienes están contratados directamente por la empresa usuaria, será esta norma la que determine el salario a percibir.

La ETT es la responsable del pago de la nómina y de las correspondientes cotizaciones a la Seguridad Social. Si esta no cumple con sus obligaciones, el trabajador no puede dirigirse contra la empresa usuaria. Si tiene problemas para cobrar, deberá demandar a la empresa de trabajo temporal.

Como particularidad, al trabajar por ETT se suele cobrar un poco más que cuando se es un empleado de empresa. La razón es que la nómina lleva prorrateadas las pagas extraordinarias y las vacaciones.

Indemnización por fin de contrato 

Finalizado el contrato laboral, el empleado tiene derecho a recibir la indemnización que marca la ley en estos casos. La cantidad suele ser la parte proporcional que correspondería a 12 días por año trabajado.

Además, si cumple los requisitos de cotización exigidos, a la finalización del contrato el empleado puede inscribirse como demandante de empleo y percibir la prestación por desempleo (el paro).

No se le puede cobrar nada al trabajador de una ETT

Aunque las empresas de trabajo temporal llevan ya muchos años operando en España, su funcionamiento todavía no queda del todo claro para los empleados.

La ETT contrata empleados, los integra en su plantilla y los envía a prestar sus servicios en otras empresas. Ni la empresa de trabajo temporal ni la empresa usuaria realizan ningún tipo de intermediación. Es por ello que no pueden exigir ningún pago al empleado. De hecho, como hemos visto, es la ETT la que queda obligada a abonar las nóminas y pagar los seguros sociales.

Las condiciones laborales del trabajador de una ETT son muy similares a las que tiene un empleado contratado directamente por la empresa. Se busca con ello evitar cualquier tipo de discriminación. ¿Necesitas empleados temporales en tu plantilla? Nosotros podemos ayudarte a contar con los mejores.

Comparte este artículo:

Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/ba2nwkz3/Empatif.com/wp-includes/class-wp-query.php on line 3738

Suscríbete a nuestra Newsletter